Una invitación a Sanar

La mayoría de las formas tradicionales de curar, utiliza un agente externo un  que se encarga de la sanación, en el caso de la medicina alopática, los tratamientos, la cirugía, etc. Lo cierto es que las enfermedades surgen como un desbalance en la energía de nuestro cuerpo, causado por emociones negativas no experimentadas. Si solo nos ocupamos de curar el síntoma de la enfermedad, no lograremos la sanación completa y la enfermedad pudiera repetir o convertirse en una similar.

Para lograr una verdadera curación es necesario tomar parte activa en ella. Ocuparnos de viajar a nuestro interior y descubrir la verdadera causa que produjo nuestro malestar. No tenemos que esperar a que nuestro cuerpo nos grite de forma desesperada que hagamos cambios en nuestras vidas, podemos comenzar a reducir nuestros estados de estrés, introduciendo la meditación como un vehículo para calmar nuestra mente y elevar nuestra consciencia; de esta forma es mucho más fácil el proceso curativo.

La Dra. Lissa Rankin, autora del libro” La Mente sobre la Medicina”, estableció,  gracias a su propia experiencia con la enfermedad y la de sus pacientes, 6 pasos para la auto sanación que a mi me resultan sencillos de aprender y de enseñar a las personas que acuden a mis terapias de Sanación Energética, los considero sumamente efectivos, siempre que comencemos en estado de calma, por esto es tan recomendable la Meditación como primera medicina eficaz para la sanación.

 

El primer paso es Creer que puedes Sanar:

Evitar las creencias auto saboteadoras acerca de tu salud. Es importante que puedas visualizarte sano. Acuérdate de que lo crees se manifiesta en tu cuerpo. Pensar que la enfermedad es incurable, crónica o difícil de curar es una limitante en tu proceso de curación.

Hace mucho tiempo la gente creía que era  fisiológicamente imposible que un ser humano corriera una milla en 4 minutos. En 1954 Roger Banister, probó que esta creencia estaba equivocada corriendo una millas en 3 minutos y algo, luego de esta hazaña, muchas personas han sido capaces de hacerlo, solo había que cambiar la creencia.

Abre tu mente, cambia tus creencias, entra en el campo de las infinitas posibilidades y activa los milagros.

 

El segundo paso es encontrar el apoyo correcto:

Escoge terapeutas y médicos que crean en ti y en tu proceso de curación. Rechaza aquellos que utilizan etiquetas negativas como:  incurable, crónica y sin esperanzas. No tengas miedo de comunicar tus creencias positivas acerca de tu curación y encuentra trabajadores de la salud que estén dispuestos a apoyarte. Hay miles de médicos y terapeutas talentosos, delicados a la hora de interactuar con sus pacientes y con un gran corazón abierto esperando para poder ayudarte. Convéncete de que mereces el mejor cuidado posible.

 

El tercer paso es Escuchar tu cuerpo, desarrolla tu intuición:

Tu cuerpo emite las señales precisas para saber exactamente que es lo que necesitas , solo presta atención en silencio para recibirlas. Para ello, es importante dedicar algunos minutos de tu día, sentado en silencio, con los ojos cerrados, poniendo atención a tu respiración, nota las sensaciones de tu cuerpo, pregunta a tu cuerpo que quiere comunicarte? y escucha su respuesta. Escribe la respuesta y agradece.

 

El cuarto paso, Descubre la raíz de tu enfermedad:

Casi todas las enfermedades son causadas por exponernos de forma exacerbada a repetidas situaciones de estrés, cada vez que lo hacemos, nuestra fisiología responde como si tuviésemos que salvar la vida, deteriorando nuestra salud y bienestar. Descubriendo aquellas emociones que produjeron esos estados estresantes, podemos experimentarlas y utilizar el no juicio, la aceptación, el perdón, el aprendizaje, el cambio de percepción, la responsabilidad, etc., como herramientas de sanación.

 

El quinto paso, haz tu propia prescripción.

Tomando en cuenta la prescripción de tu especialista, realiza una que te haga feliz, consiéntete y ámate profundamente. Escoge aquello que sientas que es mejor para ti. Realiza las acciones necesarias.

 

El sexto paso, Desapégate de los resultados.

En a medida que confíes en tu ser superior, en tu intuición y creas realmente en tu curación, en esa misma medida estarás desapegado del resultado, permitiéndote sentir que ya estás sanado, contribuyendo de forma positiva al proceso de curación.