Cómo superar la culpa?

Existe una gran cantidad de razones por las cuales nos sentimos culpables, a veces, sin ni siquiera merecerlo. A mi juicio, la culpa es una de las causas de malestar más importantes que existe.

Yo como católica, nací con culpa, desde bebé ya era culpable; de qué? ni la menor idea, confieso. Lo cierto del caso es que la culpa paraliza y no nos permite aprender.

La culpa atenta contra nuestra autoestima , nos rebaja y nos hace sentir miedo de mostrarnos tal como somos.

Pero qué es la culpa?

Es un sentimiento compuesto por tres elementos:

1.- Causa, que puede ser real o ficticia

2.- La percepción y autoevaluación de lo sucedido

3.- La emoción negativa derivada o remordimiento

En una de mis terapias recuerdo especialmente a un hombre, cuyo pasado de drogadicción no le permitió disfrutar de sus hijos mientras estaban pequeños, por lo que permanecieron siempre a cargo de su madre. En el presente ya rehabilitado, activo y exitoso, le era sumamente difícil relacionarse con ellos sin remordimientos, aún cuando, sus hijos disfrutaban enormemente de su compañía.

Los recuerdos permanentes de abandono por su parte y la sensación de haber fallado como padre, le impedía disfrutar de sus hijos en el presente. Poco a poco trabajamos la culpa desde el aprendizaje, primero con el reconocimiento del daño efectuado.  Al hacerlo consciente es mucho más fácil trabajar en su reparación.

Luego, dedicamos tiempo a la expresión verbal y emocional de su arrepentimiento, pero sobre todo en el entendimiento del nivel de consciencia que permitió su actuación anterior, dándole paso a la aceptación y el perdón de sí mismo.

Por último encontramos  maneras de remendar el daño. Siempre hay una forma de hacerlo. Solo hay que hallarla. Se hizo cargo del pago de la educación superior de sus hijos, se comprometió consigo mismo a estar pendiente de ellos, a suplir parte de sus necesidades económicas y emocionales, a dedicarles tiempo los fines de semana, pero sobretodo a disfrutarlos, entendió que nunca es tarde y que siempre será muy importante en la vida de ellos. De esta manera, pudo mostrar su arrepentimiento por una parte y por la otra, recuperó su autoestima y tranquilidad de conciencia.

Pienso que la culpa debe ser dosificada, no sentir culpa en absoluto es tan nocivo como no poder vivir con ella.

Liberarte de la culpa te permite sentir dignidad, para ello debes afrontar las situaciones que te hacen sentir culpable, aceptarlas, perdonar y tomar consciencia de tus reacciones para no repetir esas situaciones.

Es importante que estés de acuerdo contigo, reconozcas tu valor  y los aspectos que necesitas mejorar, escuchar tu consciencia o tu guía interior que se expresa siempre mediante sentimientos, afronta las situaciones que te provocan verguenza y procura no huir de ellas, acepta no siempre ser impecable o perfecto, equivocarse es de humanos.

De esta forma te liberas del peso que no te permite abrirte al amor, crecer en sabiduría y no te deja vivir La vida que Quieres.